FAQ

Preguntas frecuentes

A continuación encontrará una lista de las preguntas más frecuentes

General

V10 es un producto fitosanitario natural de protección cruzada, desarrollado por Valto, que se aplica en cultivos de tomate para combatir el virus del mosaico del pepino.

Mediante la protección cruzada: al vacunar las plantas con cepas atenuadas pero muy similares del virus, la planta muestra menos síntomas o ninguno cuando se ve infectada por una cepa agresiva.

V10 se utiliza para proteger a las plantas del tomate contra los efectos perjudiciales del virus del mosaico del pepino.

Los síntomas del virus del mosaico del pepino no son los mismos en todas las tomateras. Se manifiestan de una forma u otra en función de la variedad y la edad de cada planta, y de las condiciones en que se encuentre.

En una planta joven, los primeros síntomas son hojas abullonadas o con aspecto similar al de las ortigas; a menudo presentan también un tono descolorido. En las hojas más viejas aparecen manchas amarillentas y en ocasiones clorosis internerval. En esos casos se aprecian manchas jaspeadas o cloróticas en la superficie foliar. Otro síntoma importante es la necrosis de los tallos y hojas.

El virus del mosaico del pepino es muy contagioso y se propaga, entre otros medios, a través de material contaminado como carretillas, tijeras y cuchillas. Al transmitirse la savia de una planta infectada a otra sana, la segunda puede infectarse también.

V10 es un producto líquido que se diluye en agua en proporción 1/10.

Para garantizar la correcta vacunación es necesario tratar todas las plantas. Frote una hoja de cada tallo, que esté a media altura, justo bajo el ápice. Esas pequeñas heridas permiten que V10 penetre en la planta y actúe. Véase también nuestro protocolo para la toma de muestras o el vídeo de instrucciones.

Lo mejor es aplicar el tratamiento lo antes posible. Cuanto antes se aplique, más se reducirá la probabilidad de que la planta se contagie de una cepa agresiva del virus.

V10 se aplica en el cultivo preventivamente; al vacunar cuanto antes a las plantas con cepas atenuadas, muestran pocos síntomas o ningunos cuando entran en contacto con alguna cepa agresiva.

La dosificación es de 0,8 l V10 por ha.

De conformidad con el protocolo, el cultivo se comprueba mediante muestreo una vez transcurridas de 4 a 5 semanas desde la inoculación. El resultado del análisis de las muestras determina si la planta está protegida contra las cepas agresivas del PepMV.

La planta estará protegida contra los síntomas de este agresivo virus aproximadamente tres semanas después del tratamiento con V10, dependiendo de su tamaño.

La doble protección ofrece más seguridad que el tratamiento con una sola cepa, puesto que existe una probabilidad muy real de que las plantas vuelvan a infectarse con alguna otra.

Conservación

V10 debe conservarse en un lugar refrigerado (4 °C – 10 °C) y en su envase original.

Una vez recibido, V10 se conserva hasta tres días. Consulte la etiqueta pará más información.

Una vez preparado, el producto V10 debe utilizarse en un par de horas. Por eso es recomendable emplearlo siempre en pequeñas cantidades.