Síntomas

¿Qué es el virus del mosaico del pepino?

El virus del mosaico del pepino (PepMV) es un virus de alta mutabilidad que aparece a gran escala en los cultivos de tomates de invernadero de todo el mundo.

Existen varias cepas del PepMV, como LP, EU, CH2 y US1. Algunas variantes pueden producir síntomas graves, como necrosis en el follaje y los tallos de la planta, y frutos reblandecidos, jaspeados o rajados que resultan invendibles. El grado de aparición de los síntomas depende de las características genéticas de la cepa del virus y de otros factores como el clima, la nutrición y el estado de la planta.

El PepMV es inofensivo para las personas y los animales, pero afecta a las tomateras. Los frutos contaminados se pueden consumir sin riesgo.

Si una planta se infecta del PepMV, contagiará a todo el cultivo

Los síntomas más comunes del PepMV

Síntomas | Hojas y peciolos

  • Hojas abullonadas o con aspecto similar a las ortigas
  • Retraso en el crecimiento foliar
  • Hojas descoloridas o grisáceas
  • Hojas necróticas y marchitas
  • Mosaico amarillo (clorótico) y marrón (necrótico) en las hojas
  • Manchas amarillentas en las hojas más maduras y clorosis internerval
  • Necrosis del tallo

Los síntomas más comunes del PepMV

Síntomas | Frutos

  • Manchas amarillas o naranjas en los tomates
  • Jaspeado en los tomates
  • Grietas y daños en los frutos (frutos rajados)

Muy contagioso

El virus del mosaico del pepino es muy contagioso y se propaga, entre otros medios, a través de material contaminado como carretillas, tijeras y cuchillas.

Al transmitirse la savia de una planta infectada a otra sana, la segunda puede infectarse también. Otras vías de contagio son los objetos que hayan estado en contacto con cultivos infectados, como la ropa o los teléfonos. Si una planta de un invernadero se contagia del PepMV, se lo transmitirá a las demás.