Acerca de Valto

Acerca de Valto

Valto es una empresa familiar. Ha pasado de abuelo a padre y a hijo sucesivamente, y todos han compartido la pasión de optimizar la calidad de los cultivos hortícolas. El V10 es fruto de esa pasión.

En Valto no nos quedamos de brazos cruzados. Estamos en constante movimiento en busca de nuevas soluciones. Todos los años realizamos cuantiosas inversiones para aportar productos nuevos e innovadores al sector hortícola nacional e internacional.

Historia

Hasta 2005

Retrospección

Valto es una empresa familiar. La pasión por optimizar la calidad de los cultivos hortícolas está fuertemente arraigada en el ADN de la familia Looije. Donde otros ven problemas, nosotros vemos oportunidades.

Mientras que el abuelo no cejaba en el empeño de mejorar los cultivos de su empresa, Leo tenía una visión más amplia. Como productor de plantas, se afanó en la mejora de la lana de roca, introdujo la pinza de injerto en los Países Bajos en 1991 y tuvo su propia empresa de hibridación. Leo siempre mantuvo su pasión por optimizar la calidad en la horticultura. En 2005 encontró una solución para el virus del mosaico del pepino, y así sentó las bases de Valto.

En la fotografía se ve a Thorben inspeccionando el invernadero, cuya altura se va a elevar para facilitar el cambio del sistema de calefacción de aire a agua y la introducción del cultivo sobre sustrato.

2005

Nacimiento de Valto

En 2005, Leo Looije encontró una prometedora solución contra el virus del mosaico del pepino y comenzaron los ensayos. Externalizó la investigación. Creó una empresa y abrió la primera oficina de Valto.

En 2007 irrumpió súbitamente una nueva cepa del virus procedente de Chile que pasó a coexistir con la europea. Eso fue el detonante para que Leo desarrollase una vacuna polivalente que protegiese a las tomateras contra ambas cepas. Desde entonces, Valto ha continuado probándola bajo diferentes condiciones de cultivo.

2013

Primera autorización provisional

En 2013 se obtuvo una autorización provisional y el producto pasó de la fase de ensayo a la experimental. Muchos productores aprovecharon la oportunidad para proteger sus cultivos contra el virus del mosaico del pepino.

Este avance trajo consigo la necesidad de más espacio para la producción del V10, de modo que se duplicó la superficie de la empresa.

2014

Leo cede el timón a Thorben

Thorben es un apasionado del emprendimiento y la horticultura;

tiene fe en la solución que encontró su padre para el virus del mosaico del pepino, y cree en el futuro de la protección natural de los cultivos. Por todos esos motivos, en 2014 asumió el papel de su padre como director.

2018

Más allá de nuestras fronteras

Desde 2018, Valto trabaja en cooperación con Koppert Biological Systems para la distribución mundial del V10.

Mientras que Valto continúa encargándose de la venta y distribución del producto en los Países Bajos, Koppert Biological Systems es el encargado en el resto del mundo. El distribuidor internacional colabora estrechamente con Valto, que presta su apoyo siempre que es necesario. Actualmente, el V10 está disponible en varios países y Valto está a la espera de nuevas autorizaciones.

2018

Autorización del V10 en los Países Bajos

Pasar de la fase de ensayo a la autorización es un proceso largo.

El V10 obtuvo la primera autorización en los Países Bajos en 2018, trece años después de que comenzaran las pruebas.

2019

Ampliación de Valto

Valto continúa teniendo éxito y la empresa se amplía. Se ha producido un considerable crecimiento en poco tiempo.

En 2019 se duplicó el personal y se ampliaron las instalaciones de la empresa mediante la adquisición de un cuarto inmueble en De Lier. En el mismo año, Valto alcanzó el hito de las 11.111 hectáreas vendidas desde el comienzo de la investigación.

2020 y el futuro

¿Qué sucederá a continuación?

En Valto estamos en constante movimiento. Con el V10 lideramos el mercado de los Países Bajos. Nuestra aspiración es llevar el remedio contra el virus del mosaico del pepino a muchos más lugares.

En 2020, el V10 está disponible en varios países y Valto está a la espera de nuevas autorizaciones.

Pero hay otros virus que amenazan los cultivos, y Valto no deja de buscar soluciones para ellos también.

Internacional

Más allá de nuestras fronteras

No nos detenemos en las fronteras de nuestro país. Nos gusta colaborar con centros de investigación de todo el mundo. Juntos, pretendemos subir el listón y ofrecer una mayor diversidad de soluciones.

El V10 ha demostrado su eficacia, y no solo en los Países Bajos. Nuestra solución contra el virus del mosaico del pepino tiene mucha demanda también en otros países, y para suministrarlo contamos con la colaboración de un distribuidor. ¡Estamos orgullosos de las autorizaciones que hemos obtenido hasta ahora!

Aquí trabaja Valto con afán en busca de soluciones para un virus.

Cultura corporativa

En constante movimiento

Estamos en constante movimiento. Porque es necesario, y porque podemos. Siempre estamos buscando posibilidades de continuar mejorando. Trabajamos sin cesar en nuevas soluciones: no nos limitamos a buscarlas en la ciencia, sino que también nos gusta hablar con los clientes para aprender y descubrir nuevas oportunidades.

Jóvenes y ambiciosos

¡Hemos cumplido 15 años! Somos una empresa relativamente joven. Nos enorgullece haber llegado hasta donde estamos y lo que hemos conseguido entre todos.

 

Nuestra ambición va más allá: conocemos el mercado y sabemos cuáles son las verdaderas necesidades de los clientes, por eso nos gusta ayudarlos a encontrar soluciones. Con nuestros conocimientos y nuestros años de experiencia en el sector hortícola, podemos contribuir a mejorar la calidad de los cultivos también en el extranjero. ¡Esa perspectiva nos emociona!

Motivados

¿Qué tenemos en común los miembros del equipo? La motivación de optimizar la calidad de los cultivos hortícolas es lo que nos une. Investigar nuevas soluciones, trabajar en colaboración y tener clientes satisfechos nos llena de energía. Nuestra profesionalidad, nuestra motivación y nuestra diversidad de especializaciones nos convierten en un equipo fuerte.

Juntos

La colaboración es de gran importancia para nosotros. Compartir conocimientos y experiencias nos fortalece.

Mantenemos un contacto estrecho con los productores y con la comunidad científica. Para nuestro equipo también es muy importante colaborar: cada compañero es único y tiene su propia especialidad. ¡Juntos buscamos soluciones!

Humor y creatividad

¡La risa es sana! Por eso, siempre reservamos un hueco para el humor y la creatividad. Todas las semanas celebramos el «Miércoles de Tostadas», donde cada uno puede dar rienda suelta a su imaginación: desde una tostada de jamón hasta otra de fideos bami con salsa saté. En el trabajo también hay lugar para la creatividad: así es como surgen las mejores ideas, algo fundamental en nuestro sector. Es muy importante equilibrar el trabajo y la distracción, puesto que refuerza el sentimiento de equipo.